El sueño de cualquier escultor…